4.1.15

Vuelvo de donde nunca estuve a donde nunca me fui

Hoy me quedé en casa.

Me voy a preparar para el año electoral.

¿Qué significa eso?

Que vuelvo a un Facebook que dejé en suspenso hace un tiempo, lleno de amigos kirchneristas.

Que vuelvo al twiter.

Pero fundamentalmente no vuelvo más a la fantochada del Facebook social, puro caretaje insoportable, al que jugué todo este tiempo, intentando ver si encontraba algo genuino, salido del corazón, pero no del corazón sensiblero que se escuda en frases hechas, sino a alguien que dijera ¨algo¨, ¨algo´. Nada de eso encontré en ese Facebook. Lo que se llama amistad no es más que puro espejismo. Qué otra cosa puede ser tener de amigo a alguien de quien no se tiene la más remota idea de quién es o qué piensa. 

Y vuelvo a mi blog, este, testigo de mi pasión. 

Y por medio de él a mis compañeros que tampoco conozco, salvo porque alguno ha tenido cierta difusión en programas televisivos. Compañeros que sé, por proyección de mis propios sentimientos, lo que sienten respecto a las temáticas de la política. Y que además escriben sobre lo que piensan, informan, se enojan, analizan, se brindan.

Compañeros, que tal vez no me registren, pero que nunca me borraron de sus blogsrroll, me bancaron el silencio, mi recogimiento, mi aislamiento que nunca fue renunciamiento. Sostuvieron mi retiro que fue más bien una espera.

Llegó el momento, ahora.

Sigo siendo una neófita, para hacer análisis políticos, como de los otros, siempre me quedan variables afuera, pero no me importa, lo que permanece es mi fidelidad y no por obligación sino porque quiero.

Porque quiero estar presente, ganemos o no ganemos este año. Porque si llegáramos a perder, como dije ya alguna vez, perder no es morir, el kirchnerismo no morirá, solo permanecerá esperando el nuevo momento de reaparecer. 

Qué mejor que cerrar con la cita que me dejara Julia en una publicación pasada:

"Aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo sé que ustedes levantarán mi nombre  y lo llevaran como bandera a la victoria”.  María Eva Duarte de Perón

No hay comentarios: