26.5.14

Los K no se extinguen, esperan.

No importa que no nos vean, nosotros existimos. No importa que crean que nos extinguimos, nosotros existimos. Es el momento necesario que viene después de la tarea. Descansar para volver empezar. No vale enojarse, todo lo contrario, hay que esperar tranquilos. El que es K no deja de serlo porque ser K no es circunstancial. Antes que viniera Néstor a darnos su nombre nosotros ya existíamos. Como hijos sin padre. El nos marcó con su letra. Hoy tenemos nombre. El nombre nos identifica. No se puede ser K y cruzarse de vereda. Si te fuiste no eras más que un farsante. Gracias por irte entonces.

No importa quien no pueda entender esto, sólo los K pueden. 

Y si yo muero, esto no muere, me trasciende.

Esto lo sabía Evita cuando dijo: ¨volveré y seré millones¨.

1 comentario:

Julia dijo...

"Aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo sé que ustedes levantarán mi nombre y lo llevaran como bandera a la victoria”.
María Eva Duarte de Perón (7 de mayo de 1919-26 de julio de 1952)

"Evita"

si me preguntasen qué prefiero, mi respuesta no tardaría en salir de mí: me gusta más mi nombre de pueblo. Cuando un pibe me nombra "Evita" me siento madre de todos los pibes y de todos los débiles y humildes de mi tierra. Cuando un obrero me llama "Evita" me siento con gusto "compañera" de todos los hombres.

Fragmento del libro "La razón de mi vida" escrito por Eva Perón en 1951.