11.1.14

Los escritos de Lucas Carrasco

Sorprendentes. Lucas Carrasco muestra en sus escritos literarios, a mi entender, lo suyo, lo genuino, lo  interno, lo propio y lo hace bien. Mas que bien escrito -para saber si está bien escrito habría que medirlo con algo y yo no se de esas cosas- diría escrito de un modo que llega, que cala, que produce identificación, que impresiona como verdadero aunque sepamos que es ficción. Es el lenguaje el que ficciona. Escribe de un modo que hace que uno lea 5 páginas al hilo desde la computadora. Escribe de un modo propio, fluido, desgarrado, poético, a veces sensiblero. Un tipo sin miedo o tal vez lo tenga tanto que le mete fuerte para adelante. Un tipo que transgrede ciertos cánones de la escritura, y le sale bien, traspasa cierto límite de lo que debe permanecer privado, se abre sin velo a la mirada del otro. Se pone casi en un lugar marginal. Y eso sorprende, impacta, atrae. Es como un Prometeo encadenado cuyo destino es el eterno ofrecimiento de sus entrañas a los buitres. Y que además, queriéndolo o no, por plata o no, por convicciones o no, entra en cada uno de nosotros de una forma u otra, pero nunca permanece indiferente. Cómo jode Lucas. Principalmente a los hombres -supongo, ya que son anónimos-, ni siquiera se de qué ideologia son estos hombres, si kirchneristas o antikirchnerista o neutros, creo que va más allá. Tal vez su viraje de opinión sobre el gobierno, que le generó a él un fuerte odio hacia Cristina y La Cámpora, sea lo que ayudó a incrementar el odio que hoy le tienen algunos, pero no creo que esté limitado a eso. En muchos despierta una envidia feroz y no pueden dejar de comentar para descargar ese odio. Y por supuesto como dije, lo hacen en forma anónima. Me pregunto por qué. Tal vez porque sea muy difícil traducir el odio a palabras transmisibles. Porque el odio no tiene fundamento en el otro a quien uno ataca sino en uno mismo.

En fín, también es justo decir, que escribiendo de política, y acá viene la parte controvertida de Lucas: él hace lo mismo con el gobierno que lo que hacen con él. Se lo merezca o no esta gestión, sean verdaderos o no los datos que maneja sobre los funcionarios, se desborda a veces y eso no lo hace creíble. No todos, pero muchos de sus artículos sobre política son pura descarga.

No se por qué pero la cosa es, a mi entender, así de padójica.

Hay un dato en su último escrito Las soberbias de mi barrio II. Es una frase que da para pensar.

Hablando del radical Héctor Maya que fuera gobernador de Entre Rios, dice Carrasco que ¨cuando Perón persiguió tenazmente a todos los escritores que hoy leen los peronistas¨ fue él (Maya) quien les dio refugio. Y que esos escritores ¨se hicieron muy marginales por culpa de Perón¨, pero que fueron esos escritores ¨los que defendieron las banderas de Perón¨, pero ¨detestaban a Perón¨....

Sugestivo ¿no?

 

6 comentarios:

Mauro A Fernandez dijo...

nada mal lo que decis, casi justo

Mauro A Fernandez dijo...

nada mal lo que decís, casi justo justo. yo diría, además, que escribe masomenos mal

Anónimo dijo...

@barbartica: estoy muy de acuerdo contigo en TODO lo que decís y en como lo decís.
Saludos!

Natalio Oreiro Ruíz dijo...

A primera vista, el retrato de Carrasco es bastante certero.
Aunque desparejo, me gusta mucho lo que él escribe en su blog. Está para algo más que volcarlo ahí, en escritos dispersos. Siempre es provocador. Por otro lado, si no lo es, finge muy bien ser un buen tipo.
Respecto a los ataques a los que se ve sometido en el blog, más allá de alguno puntual y propio de la arena política, en cierta medida Carrasco se ha vuelto un personaje de sí mismo y sirve de perfecto y atrayente blanco para las obsesiones -tal vez patológicas- de algunos de sus frecuentadores. Nada del otro mundo en el ambiente de las redes sociales.

Vincent Vega dijo...

Lucas es como el escritor maldito de estos tiempos, no por una pose de enfant terrible, sino porque realmente es insoportable. A veces dan risa, otras veces dan ganas de pegarle, otras pega y llega al corazón... inclasificable, y si alguna vez se habla de literatura y kirchnerismo, habrá que hablar de Lucas (a) ametralladora.

nilda dijo...

gran escritor, Carrasco. Se porto como un canalla, pero es un escritor enorme.Cuando lo leo,me olvido que puede ser un hijo de puta. Un hijo de puta con un talento enorme. Misogino, maltratador de las minas, impresentable politicamente, kamikase,puede vender a su madre. Pero un gran escritor. Sep.