28.10.13

¿No es que abre los brazos sin mirar a quién?

Massa en relación a DeNarvaez: yo siempre fui un político, no un hombre de negocios devenido en político.  

Empiecen a anotar chicos. Lo que uno es no se puede ocultar por mucho tiempo. 

Odio es lo que destila detrás de sus discursos. Por eso pretende ser edulcorado. Pero el inconciente lo traiciona. Y lo traiciona por donde él no se da cuenta y por donde él no puede controlar. Dice más de lo que quiere y más de lo que cree decir. Lo dice por los gestos, por los ojos, por el acartonamiento, por lo que nos sorprende, no en sus dichos sino entre sus dichos.


Su falsedad irá resquebrajando su discurso de a poco.




No hay comentarios: