18.8.13

El poder de la conveniencia y la idea.


Parece que alguien dijo un día: ¨Después de todo son peronistas, gente que siempre se despide hasta la próxima traición¨. 

Yo quiero ir anunciando, entonces, que no soy peronista. Sino habría sido mentira haber dicho que apoyé al kichnerismo por convicción.

Me empieza a revolver el estómago lo que vengo escuchando del futuro presidente preelecto en elecciones de medio término: que está ideando una ley para impedir los piquetes. No necesito más para entender. Además, hay una lista de promesas que le hizo a los industriales, que pre-anuncian cuál va a ser su enfoque económico político. 

Mi voto no se contará entre sus votos, porque ser kirchnerista no fue solamente apoyar a los Kirchner, sino apoyar una mirada, un camino, un enfoque que intentó el rescate de los eternamente excluídos. Este proyecto fue por ellos y por eso será eterno, esté o no esté en el poder.

Tal vez debimos estar más preparados para este final porque, seamos realistas, lo que cae no es el kichnerismo, cae el proyecto. Ya los actores no serán los pobres, los excluidos, los poetas, los artistas, los viejos agradecidos, los artesanos, los militantes barriales. Debimos saber que era demasiado hermoso para que durara, como las ilusiones. Volveremos a nuestro lugar, a disfrutar nuestros encuentros poéticos a escondidas, para que el dueño, y la dueña, no nos tilden de peligrosos negros de mierda. Sabiendo que la Jefa ya no está allá, trabajando a sol y a sombra. Seguiremos buscando esas revistitas underground, en los quioscos de Constitución y nos encontraremos en esos bolichitos que aún no alcanzó la civilización, para seguir filosofando, la filosofía perdida.  

Personalmente volveré a votar como en mi adolescencia, a algún Zamora, a ese flaco o falca que nunca llegará al poder. Volveré a estar en el llano para poder criticar livianamente a los que están en el poder diciendo que ¨todos¨ son unos hijos de puta y ¨todos¨ unos corruptos. Total, ya mi voz no tendrá voz, porque seré nadie. Absolutamente segura que muchos van a extrañar al kirchnerismo, muchos que hoy se dieron vuelta asquerosamente. 

Tengo un dejo de amargura, no lo voy a negar porque ya lo habrán notado.  Pero tenía necesidad de decir esto porque me empujaron de mi lugar.

Ayer alguien me dijo: ¨correte porque vos ahora estás en la vereda de enfrente´, a lo cual contesté: ¨¿perdón? yo sigo estando en el mismo lugar, vos sos el que te fuiste¨. 

Salí pensando en lo que había ocurrido. Y entendí que así son las cosas, porque sólo hay UN lugar real, el del poder. El mío desde ahora será otro, el de la idea. Hasta ahora, el lugar del poder y la idea, confluían, desde ahora el poder y la idea estarán en veredas contrarias. 

Un lugar sin idea, es un lugar vacío, pero eso pronto se va a resolver. Porque ese lugar, pre-apropiado por una masa informe, se llenará de ideas, de ideas económicas.

También me dí cuenta de lo que molestó tanto a Lanata cuando, antes de encontrar el lugar de francotirador que hasta hoy tiene, vio que el discurso sobre los derechos humanos, era pronunciado por alguien que había llegado al poder. No lo pudo tolerar. Que alguien, desde el poder le diera lugar a los Derechos Humanos, no era algo que estaba en su margen de tolerancia. ¿Qué hacía ahora?. Se fue a Francia para elucubrar su estrategia y volvió un día diciendo: ¨me tienen harto con los derechos humanos¨. Ahí empezó a encontrar, el camino exitoso, para volver al centro de la escena, lugar de poder narcisista, al que no podía renunciar.

No quiero que mi amargura me lleve muy lejos. Por eso dejo acá, no sin antes decir, que las cosas se están moviendo como si el tigrense ya hubiera ganado las presidenciales. Pero también he de decir que se que muchas personas lo votaron por miedo, por miedo a ser desplazados de sus cargos. Eso ocurre, al menos en un municipio de la pcia. de Bs. As. cuyo intendente, de pronto, una mañana, firmo un pacto de conveniencia.  


1 comentario:

Ariel Burraco dijo...

Yo no me rindo, al contrario, estoy yendo casa por casa y me encuentro con gente optimista y prontos para bajar linea. Los peronistas K no claudicamos.....
saludos