11.7.13

Las PASO y lo que me pasa a mi

Todos quisiéramos saber qué va a pasar en las PASO. 

Los blogueros que saben, o hiperinformados, tienen experiencia en análisis políticos y usan categorías muy interesantes para tratar de anticipar algo de lo que podría ocurrir. Pero este no es mi caso. Yo, lo único que sé es lo que me pasa a mí.

No tengo idea de cómo podría votar la población, sólo sé cómo voy a votar yo y qué es lo que busco. 

Primeramente trato de no cerrarme y me predispongo a escuchar nuevas ideas. ¿Qué quiero decir?. Que me abro a cualquier opción que me llegue al corazón y me convenza de que habría una propuesta mejor al kirchnerismo. Dos condiciones necesarias.  

Hay opciones que quedaron descartadas para mí, desde el vamos: el denarvaismo, el stolbizismo (soy de Pcia.de Bs. As). En los dos casos por el mismo motivo: viven haciendo diagnósticos y criticando pero, sobre lo que podrían hacer, nada. Para mí todos dicen lo mismo y predominantemente me aburren. La bandera de ¨sacar a Cristina, cueste lo que cueste¨, como dijeron muchos me parece de terror.  

Pero esta semana se lanzó otra opción, la de Massa, con un bombo triunfalista que, creo yo, intenta inducir a los incautos y los perezosos que no saben a quien votar, o descontentos, a hacerlo por este candidato, dejándose llevar por el triunfalismo. 

Su decisión de no hablar y hacer que los otros hablen de él, me hace acordar al Hombre del Jardín, o a los psicoanalistas, que al no hablar, hacen que la gente proyecte sobre ellos un supuesto saber que no es tal. Pero como no se puede hacer una campaña desde el lugar del muerto (el que no habla), desde ayer tuvo que hablar, decir cosas concretas. 

Pensé escuchar una línea de coherencia que me indicara hacia dónde se dirije su mirada política, pero no, me encontré con el recitado de una lista de medidas aisladas, de oportunidad, y ya no me pareció más el Hombre del Jardín sino el Sobreadaptado que todo lo que dice es lo que el otro quiere escuchar. Porque el sobreadaptado se las mata callando (sus verdaderas intenciones) a lo zorro. 

Me hizo acordar al privatizador de los 90. La diferencia entre Menem y Massa es su disfraz diferente. El primero se vino de caudillo y este de yerno preferido de las señoras correctas.  

Ninguna de las frases que escuché me sorprendió, ya las había escuchado en su mayoría, en aquellos que ya había descartado anteriormente, en los ¨opositores a todo¨ y en los caceroleros. Pero, como Macri, este candidato, viene con mucho bombo y mucho marketting. Y con esa medianía muy propia de Durán Barba.

En síntesis, me quedé esperando la emoción. Pero sólo encontré, detrás de la prolijidad, más de lo mismo.  


1 comentario:

uno dijo...

Coincido 100por100.