6.6.12

Late tú, corazón loco

Estoy emocionada. Conmovida. Venía de anoche, de una reunión familiar, donde alguno de los invitados, entre el sanguchito y la pizzeta, espetó: ¨la conchuda ..... ¨, con una bronca como hacía rato que no escuchaba de esa misma boca. No quise ni prestar atención, mi corazón se arrugó y pensé ¿nos estarán ganando de nuevo?. Con ese ánimo me fui a dormir medio amargada.

Hoy nada había cambiado de la realidad, pero al escuchar, de orejita por algún lado, que la Presidenta había cambiado la Secretaría de Transporte a la órbita de Interior y que iba a vender los dólares, se me volvió a agrandar el corazón. No se dónde está la cuestión pero me pasan estas cosas permanentemente.

Me encantó que lo rete a Aníbal diciendo que tiene que ir a vender los verdes con bonete. Ella capta, que lo que quieren los odiadores es que haya una crisis o una fractura, cada vez que el gobierno se equivoca, pero no, ella como quien no quiere la cosa, le pone humor. No tiene desperdicio esto.

Me encantó que hablara de la joven militante de la Cámpora que no quiere dejar sus convicciones en la puerta de la escuela.

Me encantó que dijera que todos los fondos los pone la nación y que ¨otros¨ viven pidiendo pero a la hora de invertir, sopa.

Me encantó, me encantó.

Ella, despacito, los deja que se explayen, que muestren sus miserias y después sale, con su lenguaje coloquial y algo canyengue últimamente, a ponerles la tapa y dejarlos mudos, aunque sea por un rato.

No hay comentarios: