13.6.12

Feliz día, a vos, querido escritor

A vos que, en la quietud del aburrimiento, te revolvés hasta que salen esas palabras que te desvelan. A vos que escribís para no sentirte morir. A vos, bloguero, que tenés ese alma sutil de escritor, te dedico mi pensamiento de hoy y te digo que te leo, que en cada lectura me veo y por eso te doy mis gracias. Unas gracias sentidas, de esas que saben que todo se termina.

Ojalá fuera yo escritoria, poeta o algo así, para decir lo simple simplemente y lo complejo también. Para contarte que estuve por la ciudad, si, en Buenos Aires, esa misteriosa ciudad que pega hondo, que me lastima, que me hace temblar y querer detener el tiempo para no dejar de contemplarla jamás.