12.3.11

Un sólo corazón

Si alguien sigue preguntándose qué es ser kirchnerista creo que hoy la respuesta está a la vista: es creer, es saber, es sentir que otro kirchnerista cree, sabe y siente lo mismo que nosotros. Es la unidad en la diversidad. Es la confluencia de las energías que salen del corazón. Por eso les fue imposible de lograr, a los detractores, a las mentes pseudo racionales y pseudo democráticas, coartar esto que hoy se muestra, que se hace visible, que no es otra cosa que sentimiento, lucha y camino. No se dieron cuenta de lo que se trataba, creyeron que con insultar, descalificar, denigrar, comparar con el nazismo, iba a ser suficiente para desanimar a ¨esos pobres ingenuos¨ que creían en los Kirchner. Ellos prefieren creer en un peruano que sin entender nada habla de nosotros despreciativamente, que nos dice populistas como si dijera una mala palabra. En buena hora que lo somos. Hay muchos intelectuales que teorizan y apoyan el populismo en el sentido de apoyo a lo popular. Si ¿y qué?. Los kirchneristas comprendimos que las palabras que nos aplican son, yo diría, palabras/puerta que intentan cerrar, aquietar, inmovilizar, a esa fuerza que avanza en la dirección que a ellos les incomoda. Bueno señores, háganse cargo de su incomodidad, sean humildes alguna vez, porque el tren está pasando y pueden subirse a él, pero para pensar que se puede, que podemos pensar en nuestro país, que podemos tener una industria fuerte, hacer que los que menos tienen pueden ir mejorando sus condiciones de vida, que podemos pensar, que podemos tener científicos y universidades para hacer punta en el conocimiento pero no para ser los mejores -basta con esos vetustos conceptos de un capitalismo berreta- sino para poder construir un país mejor para nuestros hijos.

El discurso de Cristina en Huracán escuchalo en
casarosada (YouTube)




No hay comentarios: