22.2.10

¿Qué nos estamos haciendo?

Me traje este párrafo de un post de Martín (Latino) porque creo que traduce el estado de ánimo que estamos empezando a sentir, una especie de cansancio o más bien hastío por tanta contradicción y porque nada le venga bien a nadie. Me estoy preguntando, seguramente como vos: !¿qué mierda queremos los argentinos?! ¿todo lo buscamos afuera?, ¿estamos enajenados? o qué? ¿por qué no paramos un poquito?. No nos haría mal pensar qué estamos haciendo con nosotros mismos ¿no?.

Pero leamos el párrafo escrito por Martín y después linkealo, no te lo pierdas:

... ¨No se entiende a "la gente", realmente. Los argentinos vivimos en contradicción: durante todo el siglo XX cuando gobernaron los militares quisimos democracia, cuándo logramos la democracia llamamos a los militares. Cuándo cae un gobierno de tendencia a la centro izquierda nos hacemos neoliberales, gobierna la derecha y hay inflación cero, viajamos a un tiempo compartido en Miami o Punta del Este hasta que nos enojamos porque no hay empleo y nos chafan la guita del banco, vuela todo al carajo, nos hacemos de izquierda y latinoamericanistas, escuchamos a Silvio Rodriguez y simpatizamos con Chávez, hasta que hay un poco de inflación y un grupo de productores agropecuarios se enojan porque las retenciones son altas, entonces Broda nos vuelve a parecer un genio y Chávez un dictador. Le decimos traidor a Cobos por irse del radicalismo, pero patriota por traicionar al partido que lo llevó a la vicepresidencia. Queremos un dolar alto para que el sector productivo sea competitivo, pero si sube el dólar nos enojamos (entre otras cosas porque no compramos a tiempo). Queremos que los precios se mantengan bajos, pero que el gobierno no regule la economía y el INDEC nos diga que la inflación es lo mas alta posible, cosa de fomentar los aumentos especulativos. Queremos que el gobierno haga cosas, pague la deuda, no tenga déficit fiscal pero no queremos pagar impuestos, ni que el campo pague impuestos, ni la industria, ni nadie, ni tampoco usar las reservas. Queremos tarifas baratas de servicios y boletos baratos de colectivo y subte, pero no queremos subsidios.

Lo que deberíamos querer es un poco de paz. Y para tener paz no hace falta mucho mas que desearla. Estar mal todo el tiempo, estar disconforme y de mal humor es el resultado de lo que uno mismo hace. Mas de uno debería mirarse al espejo y preguntarse que hace por ser menos infeliz. No es culpa del gobierno que uno sea un infeliz. No pueden ser malos todos los gobiernos. No es problema de éste gobierno, ni de ninguno en particular: el argentino es eternamente infeliz, nada le vino bien ni le vendrá bien. Ni siquiera a Perón se le tuvo contemplación, medio pueblo argentino aprobó que bombardearan la plaza de Mayo, medio pueblo argentino (o mas) calló que desaparecieran, asesinaran y/o torturaran a 30 mil personas y gran parte sigue tolerando que los medios que callaron esas bestialidades (o que avivaron el fuego durante la guerra de Malvinas) hoy sigan mintiendo descaradamente, operando por atrás, poniendo y sacando gobiernos.

Le pedimos a la democracia y a la política que hagan algo que no puede hacer por nosotros: darnos felicidad y estabilidad emocional.

Necesitamos replantearnos si, quizá, no nos estamos tomando demasiado en serio a nosotros mismos


4 comentarios:

manuel el coronel dijo...

Es que cuanto más se cercenan los intereses de los poderosos, la gilada más reacciona-. Es incríble, hasta estúpido diría yo compañera.

Recuerde, en los 90 eramos "todos" felices...

timoneldetormenta dijo...

Es así cuando acomodan un poco la billetera, se alarman ante cualquier fantasma que le inventan los garcas y entonces se vuelven reaccionarios en contra de sus propios intereses. Te lo digo con convicción porque lo veo en mi medio laboral y social, que no es de bacanes y que en el 2001 andaban con las cacerolas en las puertas de los bancos. Me da pena y mucha bronca.

Ana dijo...

Manuel: yo creo que me repito tanto porque no termino de entender que alguien pueda cambiar así, que no puedan contextualizar.

Ana dijo...

Timonel: sí parece que cuando la ideología no viene de adentro cualquier chamuyo los cambia para el lado de la conveniencia, una conveniencia extraña que es tal vez solamente no pensar diferente al que tengo al lado, no vaya a ser que me pregunte ¿por qué?

Gracias por pasar.