6.12.09

Pan y libertad


LO DICE UN HOMBRE CRÍTICO DEL GOBIERNO... todos deberían leerlo, pero no con espíritu desconfiado sino con esa conciencia individual que no nos deja engañar cuando a la noche ponemos la cabeza sobre la almohada.
¨¿Cómo podemos trabajar y lograr que todos duerman sin sobresaltos y que, aquellos que más tienen, aprendan a compartir el Pan y la Libertad, con los que menos tienen?¨ (Adolfo Pérez Esquivel)
Su lectura, que encontrarás más abajo, me hizo pensar que a los ricos, a quien les pide compartir no sólo algo de sus riquezas sino también de su libertad, es bueno recordarles que este ya no es el mundo del progreso, con el que nos hicieron ilusionar los ideólogos del mundo occidental, este es otro mundo y es bueno que nos demos cuenta.

El futuro, ese que parecía tan lejano en las películas de ciencia ficción de nuestra infancia y adolescencia, ya llegó y pronto no tendremos agua potable y el agua de los mares nos llegará al cuello.

A los mediáticos, que paren un poquito con el hambre de raiting, con los modelitos, con la cinturita, con la colita, con el pelito, con los zapatitos, ... paren ... paren porque es obsceno.

A los periodistas, también basta, porque parece que muchos quedaron presos de sus propias palabras y argumentaciones y que, para no parecer contradictorios siguen machacando con los mismos estribillos antigobierno o pro ¨república¨ en los que se enrolaron desde el conflicto con el campo.

La democracia está en riesgo por el hambre y la ceguera, mezquindad y avaricia de los que nunca tuvieron hambre. No por los modales de Nestor ... basta de pavadas. El hambre no es algo que sólo nos ocurre a los argentinos, somos latinoamericanos y con eso digo todo. Es hora de dejar de mentir muchachos, porque decir verdades a medias es mentir.


Cuando algunos muy dignos periodistas a veces se atreven a decir algo diferente a ¨lo que la gente quiere escuchar¨ es esa misma gente la que luego llama para decirles que se vendieron, o que se hicieron kirchneristas, el peor insulto hoy por hoy. La misma ¨gente¨ oficia el disciplinamiento. Hay que atreverse a romper con la tiranía de ¨la gente¨.


Pero ¿alguna vez pensamos qué le pasa a la gente?. Yo creo que la gente odia tener que cambiar de idea, es fiaca, conservadora, se hizo una idea del gobierno y no quiere que ahora le vengan a decir cosas nuevas que la hagan pensar o relativizar las cosas y menos entrar en contradicción, cuando sabemos que la contradicción es propia de todo lo humano.

Tal vez sea por eso que los llamados ¨periodistas independientes¨ siguen diciendo lo mismo una y otra vez, machacando siempre sin propiciar la reflexión en los oyentes o expectadores. ¿Donde dejaron el juramento muchachos?, porque seguramente habrán jurado por la ética ¿no? que no creo que sea la ética de la comodidad. Nadie dijo que les sea fácil... pero no es sino entre todos que podremos salir de esta crisis que no elegimos.

Entonces basta de hablar ¨para conformar¨ a la gente, hablen ¨para esclarecer¨, ¨para ayudar a pensar¨. Lo importante no es buscar narcisísticamente la aprobación sino comprometernos en serio con esa realidad que nos atraviesa, en tanto país y en tanto planeta.

Pero leamos al Premio Nobel de la Paz 1980:

La seguridad, insegura

Adolfo Pérez Esquivel

Una y otra vez vuelven los personajes de turno; la diva del teléfono “Su”, reclama represión y pregona la pena de muerte para aquellos que supuestamente atentan contra la seguridad.

El mediático y divertido señor Tinelli y la señora de los almuerzos Mirtha Legrand, tienen medios audio-visuales a su disposición y suman su reclamo y convocan a una reunión por la “seguridad”; están cansados y temerosos que los pobres corten rutas, avenidas, y generen el caos ciudadano; están hartos de piqueteros que reclaman trabajo y seguridad para sus familias y la comunidad.

Los medios de incomunicación, comunican los desastres y anuncian el “Apocalipsis Now”; el Grupo Clarín y la Nación fogonean la campaña de desestabilizar al gobierno.

La Pitonisa clama toda clase de calamidades y envía cartas a las embajadas, anunciando que, la única garante institucional de la Nación es ella y nadie más.

Pretenden ignorar que el único garante de la democracia, es el Pueblo. Josué de Castro, medico brasileño que fuera director de la FAO, en su obra “La Geografía del Hambre” dice: “Los pobres no duermen porque tienen hambre, y los ricos no duermen porque tienen miedo a los que tienen hambre”.

¿Cómo podemos trabajar y lograr que todos duerman sin sobresaltos y que, aquellos que más tienen, aprendan a compartir el Pan y la Libertad, con los que menos tienen?
Pero no, los personajes ricos y famosos televisivos reclaman “seguridad y mano dura contra los pobres”. Recuerdo a uno de mis profesores de filosofía, Galíndez, quien decía que: “en el teatro griego los actores usaban máscaras y al terminar la función debían sacársela y volver a ser personas”. Hay personajes que continúan actuando y no quieren sacarse la máscara por miedo a ser personas. El profesor nos enseñaba que: “es más difícil ser señor que doctor”.

Saquen sus conclusiones los personajes; es una buena lección. Hay que preguntarles porqué callaron cuando la Sociedad Rural y la Federación Agraria pararon el país durante 4 meses para desestabilizar y condicionar al gobierno y guardaron silencio frente a la voracidad económica del llamado “campo sojero y otras yerbas”; son quienes destruyen los montes y expulsan a los campesinos e indígenas; quienes durante el paro tiraron miles de litros de leche y alimentos de los camiones con acoplados en las rutas, mientras mas de 10 millones de compatriotas están en la pobreza. No pueden ignorar que los terratenientes y sus aliados imponen los monocultivos, la desertificación y contaminación, y todito esto lo hacen con total impunidad.

Pregunto: ¿Quién se hace responsable de las pérdidas sufridas por los afectados por el paro del campo? Deben saber que muchos sectores sociales trabajan y luchan contra la inseguridad; pero la visión y comprensión es distinta a la de los ricos y famosos...
¿Le preguntaron a un chico que vive en la calle, hambreado, castigado y marginado por una sociedad injusta, cual es su seguridad?- Recorrieron alguna villa o asentamiento y preguntaron a los pobladores cuál es su seguridad?- ¿Pensaron en los pueblos originarios a quienes los “empresarios del campo” les quitan las tierras, y los obligan a emigrar a la periferia de las grandes ciudades y formar piquetes para reclamar sus derechos?

Quienes acamparon 33 horas, en la Avenida 9 de Julio, no estaban ahí por gusto con sus bebes y niños; soportando frío, calor, presiones y la indiferencia social. Reclaman trabajo, no mendicidad; tuvieron el coraje de denunciar el clientelismo político de los municipios y a los punteros políticos y la falta de respuesta oficial.

El mismo reclamo se extiende en el país, como sucede en la Quiaca, cuando en enero, cuatrocientos pobladores, la mayoría mujeres, se declararon en huelga de hambre con su hambre, para reclaman trabajo y condiciones de vida para sus familias.

La gente busca resolver sus problemas, y cuando no son escuchados por los responsables de los gobiernos provinciales y el gobierno nacional, se movilizan para lograr sus objetivos a través de acciones de resistencia no-violentas.

En Tucumán hay “barrios privados”; sería bueno que los recorran aquellos que comen todos los días y tienen que hacer dieta para no engordar y se “sacrifican en el gimnasio”.

Comprobarán que han proliferado los “barrios privados”. Privados de luz, de agua, de asfalto, de escuela, de salud, de trabajo y de seguridad. Más ‘privados’ imposible.
¿Se olvidaron del saqueo del 2001 y 2002, que sufrió el pueblo cuando sacaron todo el capital del país y dejaron a muchos con una mano adelante y otra atrás, y los ahorristas en el corralito vieron esfumarse sus ahorros?.

Necesitamos hacer un esfuerzo todos los sectores sociales, culturales, políticos y religiosos para recomponer el cuerpo social y no para destruir. Hay que aprender de los trabajadores de las fábricas recuperadas y de los campesinos, pequeños productores rurales; son ejemplos de resistencia social y tienen propuestas concretas.

Se está desatando una campaña con ánimo golpista; vemos una exacerbación permanente para desestabilizar al gobierno y provocar la violencia desde lo verbal a lo social y estructural. Critican hasta los 180 pesos por niños. Cualquier cosa que hace el gobierno está mal, pero no proponen nada mejor.

Los medios de comunicación, manipulan la información y aumentan las tensiones y conflictos; reclaman “libertad de prensa, confundiéndola con libertad de empresa”, gritan y vociferan contra la Ley de Medios Audiovisuales. Callaron durante 25 años la ley impuesta por la dictadura militar, con la cual estaban conformes porque les garantizaba el monopolio de los medios y control de la información del país.

Estamos frente a un “aquellare político y social”, que pocas veces vivió el país, cargado de fuerte virulencia contra el gobierno. Es preocupante y peligroso. Soy crítico del gobierno y lo manifiesto públicamente; hay acciones políticas contradictorias que no comparto por su incoherencia entre el decir y el hacer; pero hay que encontrar alternativas sociales, culturales, económicas y políticas.

Hace tiempo que se siente un fuerte olor podrido en el ambiente, cargado de palabras devaluadas y violentas, que van más allá de ser oposición política; se siente mal olor al estilo hondureño que pone en riesgo la democracia.

Al gobierno hay que sostenerlo, más allá de si estamos o no de acuerdo con su política, personalmente no lo estoy, y reclamarle y exigirle que corrija los errores políticos que atentan contra el pueblo; reclamarle transparencia y ética en el ejercicio de su función y gobernabilidad.

Los que disponen de medios de comunicación, tienen la responsabilidad de actuar con sabiduría y prudencia y no utilizarlo con actitudes golpistas.com. El otro camino es la complicidad para provocar la ingobernabilidad y enfrentamiento entre argentinos.

A los pregoneros que pretenden imponer la represión y la pena de muerte hay que decirles que son caminos del autoritarismo y regímenes dictatoriales que ha sufrido el país y el continente. No hemos luchado y sufrido para retroceder. El costo fue altísimo y las heridas aún duelen.

Es necesario recomponer el cuerpo social y encontrar caminos superadores hacia un nuevo “Contrato Social” con nuestro pueblo y defender los espacios de libertad.

Les decimos a los golpistas.com. ¨Nunca más¨.




- Adolfo Pérez Esquivel es Premio Nobel de la Paz 1980.

_____________________________________________________________

Fuente: América Latina en Movimiento

Gracias Mónica Oporto por hacerme conocer esta nota de Perez Esquivel.

4 comentarios:

El Repúblico Javier dijo...

Muy buena la carta de Pérez Esquivel. Me tranquiliza un poco saber que entre los opositores haya alguno que otro pensante.

Marcelo Bustamante dijo...

Coincido en absolutamente todo lo que dice el nobel Esquivel.
Te hago una observación; el mundo es siempre el mismo, nos vendieron una realidad distinta de la que tenemos ahora. La diferencia esta en el despertar del latinoamericano que dijo basta y que vivimos una democratica revolucion, una segunda descolonizacion. Nos despertamos y dijimos basta. Pero el mundo es el mismo, solo que ahora tomamos las riendas de nuestro destino.
Muy bueno el articulo. Te felicito

Ana dijo...

El Repúblico: lástima que se invaliden estos pensamientos reflexivos acusándolos de prebendarios o cooptados.

Por eso es importante que estos conceptos los vierta un hombre crítico del gobierno por lo cual se libera de estos epítetos.

Gracias por pasar Javier.

Ana dijo...

Marcelo: es verdad que han logrado dar vuelta una realidad aquí y en el mundo. Con Evo ya empezaron diciendo que los bolivianos ¨tienen miedo¨ de que haya una dictadura (La Nación). Es lo mismo que hicieron acá.

¿Cómo se pelea contra eso?. No tengo la respuesta.

Es una estrategia muy bien armada y estudiada y seguramente apoyada por estudios científicos acerca del comportamiento de las grandes poblaciones. Primero se afirma algo como si ya ocurriera, se repite, se repite y al final la gente cree que siente eso. Le inventaron una realidad que antes no estaba.