12.11.09

Victor Hugo sigue en el ring


Transcribimos la entrevista a Sergio Caletti, una opinión reflexiva, con capacidad crítica, que Víctor Hugo nos hace escuchar en su Programa La Mañana de Radio Continental el día 12/11/2009 (el audio ACA). No se lo pierda.

¨Lo que en estos momentos tenemos en los medios surge como lo más importante, para mí al menos, lo que está ocurriendo con lo que llamamos: los famosos y sus opiniones.

Como el tema me desborda he invitado a Sergio Caletti, Investigador y Profesor Regular de Teorías de Comunicación de la UBA, Fundador de la Carrera de Comunicación social.

Susana, Giorgina Barbarrosa, Mirtha Legrand, Marcelo Tinelli, hablan de caos, de que nos están matando, hablan de paz y justicia pero puesto en el mismo contexto. No es fácil darlo de la manera en que lo presentan, hay mucha injusticia y de eso no nos ocupamos hasta que nos quitan la paz, la paz cuando nos amenaza a nosotros, no cuando es un problema entre los los demás¨


Víctor Hugo: Buenos días Profesor. ¿Qué piensa de este tema así planteado?


Caletti: Hay... qué voy a pensar, a veces suelo hacer bromas o decir medio en broma pero también medio en serio, que la Argentina es medio curiosa, donde la mitad de esta sociedad es conservadora y la otra mitad es fascista, pero fascista no lo digo en el uso del facho, en el uso de la palabra que cobra vuelo entre nosotros, en el sentido que lo usa la sra. Carrió u otros.

La base social del fascismo es lo que los italianos llaman el cualquierismo o el cualunquismo, es decir, el hombre sencillo, individualista, cobarde, que quiere que lo dejen tranquilo y que cuando lo molestan demasiado se vuelca en contra del más débil y puede volverse violento contra el más débil. Y ejerciendo esa violencia contra el más débil siente que reafirma su propia tranquilidad, su propia paz, su propio derecho a vivir. Carente de una capacidad de problematización, y esto quiero decir: Italia se sintió grande invadiendo Libia, Abizinia y de esa manera volvió a levantar las banderas del gran imperio que alguna vez había sido.

En ese sentido digo, muchas veces medio en broma, medio en serio, que somos una sociedad mitad conservadora y mitad fascista. No tiene que ver con las SS nazis, nada de eso, estoy diciendo otra cosa.

Las definiciones de los famosos frente a la inseguridad la verdad no puedo decir que me sorprenden, sí que me indignan, no que me sorprenden.

Indignan por la manera con que los argentinos, la facilidad con la que nos inclinamos por mostrarnos intransigentes, en decir basta, esto no puede seguir así, hay que hacer algo, no sólo sin apuntar a las causas más hondas de los problemas que a uno lo castigan o lo alertan o lo lastiman, sino tratando de liquidar el problema por el eslabón débil. Eso. Llámese bajando la imputabilidad, metiendo en la carcel a chicos de 14 años, etc. etc. etc. como si fuesen los verdaderos demonios que azotan nuestra pacífica, serena, maravillosa y productiva vida. Y a mí todo eso me indigna un poco.

Entra Daniel López

Daniel López: ¿Ud. vive en Bs As. ?

Caletti: Si

Daniel López: ¿Está preocupado por la inseguridad?

Caletti: ¿Tengo que ser sincero?, seguramente estoy más alerta que hace 15 años, pero no, no vivo particularmente preocupado por la inseguridad.

Daniel López: (medio decepcionado por la respuesta arremete nuevamente) ¿Y si le pidieran un consejo qué diría que hay que hacer?

Caletti: ¿Técnicamente? ¿En qué sentido?

Daniel López: En el sentido que millones de argentinos lo mencionan como la principal preocupación

Caletti: Lo sé, lo sé, lo sé.
Hay que poner las encuestas, tomarlas con una pequeña pinza porque las encuestas ratifican el sentido común. Si fuese el que contesta una encuesta lo más fácil que tengo por delante es responder lo que supongo que el encuestador está esperando, así no me hincha, no me repregunta, no me salgo del carril.

Daniel López: Pero el encuestador da la pregunta abierta ¿eh? ¿qué le preocupa? puede hablar de inflación, educación de inflación, empleo...,

Víctor Hugo interrumpiendo un poquitín nervioso: lo que pasa Daniel, Profesor...

Víctor Hugo: Lo que pasa que las encuentas se hacen siempre en el momento oportuno y determinado: si hay un aumento de un 30 % en los artículos de consumo se sale y se pregunta eso y da la inflación como mayor preocupación. Si mueren 3 personas en una semana y se sale a preguntar por la inseguridad la gente está preocupada por la inseguridad, tocada por esa información que tiene. Las encuestas son una manera de distorsionar, muchísimas veces, la realidad porque la gente contesta sobre lo que en ese momento le angustia y le preocupa, la otra semana seguramente hubiera sido la pobreza y así sucesivamente

Las encuestas no sirven para nada, si lo que se quiere es componer un panorama o tener una referencia.

Por otra parte lo que yo quiero no es discutir una situación general con el Profesor Caletti, Daniel, yo lo que quiero es situar, para comprender, para ubicarnos, el discurso de los famosos y cómo tomarlo, ¿por qué proceden de esta manera? ¿qué es lo que buscan? ¿lo hacen espontáneamente? ¿lo hacen con el mejor interés? ¿lo hacen desde qué autoridad? ¿desde qué posición? ¿qué les da a ellos la autoridad moral para hablar de esta manera? ¿desde qué preparación?. A esto me refería Profesor.


Caletti: Agradezco, pero no quiero dejar en una posición tan incómoda a su colega, yo creo que las encuestan tienen un papel, pero insisto sobre esto y me he dedicado a estudiarlo un poco:

Las encuestas tienden a ser mecanismos de autorratificación de lo que relativamente ya se sabe. Es complejo pero hay hasta teorías al respecto que demuestran de qué manera la gente se siente más cómoda haciendo pública su opinión cuando puede poner su opinión a la par de la que cree que es la opinión mayoritaria.

Daniel López: (algo impaciente): Pero si quieren, saquemos de lado las encuestas, seguramente usted se encuentra con miles de personas que le hablan y le manifiestan la preocupación día a día, cara a cara.

Caletti: Pero por supuesto, y además la respeto.
Y creo que además de parte de los famosos, creo que en el mayor de los casos debe ser espontánea, sincera, llena de las intenciones más razonables del mundo, lo que sucede es que me parece forman parte de un dispositivo complejo en el cual es como si todos nos ratificáramos a nosotros mismos. Todos lloviéramos sobre mojado y decimos más lo mismo al respecto, sin que sea fácil parar la pelota y detenerse a (verdaderamente) incorporar una reflexión, a incorporar un juicio un poco más a fondo respecto de factores, respecto de causas, posibles soluciones, etc.

Creo que la reacción de Susana, el que mata muere, pidiendo la pena de muerte, fue absolutamente espontánea, de corazón, como es Susana, impresionantemente simplificadora, impresionantemente expresiva del sentido común, impresionantemente capaz de poner en el aire lo que a lo mejor mucha gente siente y piensa y encuentra como verdad elemental que debería ser compartida por el universo entero.

Ahora esto no cambia el carácter del problema. ¿Qué quiero decir? Yo puedo parecer muy heterodoxo, pero no creo que si 35 millones de argentinos piden la pena de muerte eso signifique que la pena de muerte es la solución de algo, yo no creo que aunque 35 sobre 40 millones de argentinos dicen que hay que meter presos a los chicos de 6 años o de 14 o de 15, eso significa que hay más razón en el argumento que si lo dijera menos gente.

Me parece que vivimos en medio, y en este sentido el papel de los medios masivos es muy importante, vivimos en medio de una atmósfera, en la cual en general nos damos colectivamente manija en ciertas direcciones hay semanas que es con la inseguridad, hay semanas que es con el caos en el tránsito, los piquetes, hay semanas en que es con la pobreza, hay semanas en que es con la soberbia del gobierno, hay semanas que es con la inflación o cuánto aumentó la remolacha.

Pero el
dispositivo es siempre semejante. Son cuestiones legítimas atendibles pero lo cierto es que nos damos manija. Que respondemos a la manija que nos damos a nosotros mismos, avanzamos hacia adelante convencidísimos y damos como verdades eternas lo que es fruto de un microclima del que dificilmente podemos salir o ejercer capacidad crítica.

El Audio del Programa ACA

Y... para conocer un poquito más al Profesor Caletti:

Fuente: ComunicaciónUBA (YouTube)

1 comentario:

Amelio Luna dijo...

Este tipo es un ejemplo.