3.10.09

Tratando de entender (2)


En el post anterior Tratando de entender publiqué un fragmento de clase de ¨el bueno de Feinmann¨ sobre el poder y la verdad en el pensamiento de Foucault y luego comprendí, gracias a un comentario de Grace, que había quedado incompleto porque no ponía yo mi propia reflexión, así que ahí va:

Yo no soy filósofa ni mucho menos, sólo he leído en forma colateral las ideas de algunos de ellos. Lejos estoy de conocer en profundidad el pensamiento de los filósofos del siglo XX.

No es mi intención adherir a la letra de Foucault pero lo que escuché en el video de Feinmann me permitió pensar que, en esa guerra de la que habla Foucault para imponer la propia verdad, un sujeto nuevo puede emerger (aunque este autor no admita al sujeto en su filosofía).

Yo pensé que allí donde la estructura, ya sea al chocar con otra o por un quiebre al interior de ella misma vacila, duda, se pregunta, se interroga... allí está la oportunidad.

Cuando digo estructura digo sistema estructurado de pensamientos, convicciones, valores culturales y creencias fuertemente instaladas en la subjetividad de cada uno o de un determinado grupo social o cultural.

Yo creo que los Kirchner han iniciado un proceso de transformación, que tiene como rasgos la colisión, el quiebre, el revisionismo. Y esto que desde el lado de los ¨valores¨ que cierto pensamiento moralista enarbola, es calificado de indeseable, de ir en contra de los derechos adquiridos y de las ¨sanas¨ costumbres, paradójicamente, nos ha embarcado en una transformación cultural, en una actitud de reflexión hace mucho tiempo perdida, tal vez en el abismo de la represión, donde todo pensamiento creativo defeccionó por terror. Creo además que tal vez ni siquiera nos estamos dando cuenta, en este sentido, de lo que nos está pasando .

Y esto empieza a ocurrir con Nestor y Cristina.

La coyuntura hace que hoy los Kirchner sean el blanco de las mayores descalificaciones e insultos pero la historia, creo, les dará el lugar que merecen por lo que verdaderamente han marcado: el inicio de un proceso de cuestionamientos en lo político y en lo cultural que indefectiblemente va a culminar en el surgimiento de un cambio en nuestra identidad, siempre que este proceso no sea ahogado por las fuerzas (estructuras) conservadoras.

En la década de los 70 fue la ideología que concluye con el terror.

En los 80 la alegría de la democracia y el revisionismo del pasado inmediato que concluye con la retirada.

En los 90 la traición y el fetichismo de la mercancía que concluyen con el vaciamiento económico y cultural en nuestro país.

En el 2001 la escena de la caída.

Posteriormente hacia los años del gobierno de Nestor la emergencia de un espíritu emprendedor, creativo y comunitario.

En el 2008 la perplejidad del derrumbe económico mundial y el rearme y alineamiento de las fuerzas conservadoras para mantener sus posiciones y no perder nada (que sigan perdiendo los de siempre).

Ahora yo veo -con una mirada que sé que es parcial- el desarrollo del pensamiento y la creatividad en las ideas, que es justamente lo que cierta oposición retrógrada intenta tapar con un pensamiento vacío, rancio y de frases hechas o, desde ayer nuevamente, mesiánico.

Por suerte en este proceso de transformación hay mucha gente que fuerza cierto límite y se arriesga a plantar reflexiones interesantes y originales que nos permiten abrir de a poquito la cabeza. Esto se irá plasmando en la realidad, u
na prueba de esto fueron los 21 puntos que dieron lugar a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y el trabajo comunitario que la respalda.

El proceso es lento y no se cómo sigue pero me gustaría poder vivirlo.


Ojo... igual no me pienso morir muy pronto.

9 comentarios:

ada e ido dijo...

ana, hola, un gusto
Nosotros modestamente creemos en un kirchnerismo lo menos romantico posible.
Un kirchnerismo sin "relato", el kirchnerismo esta para propiciar la recuperacion economica, la recuperacion de los espacios mediaticos, pero el relato le corresponde llenarlo a las personas que habitan la nacion
hacia una hora que no habiamos quedado pensando en tu post anterior

grace dijo...

Por eso yo hablaba de Sartre. Y me fui derecho al broli del bueno de Feinmann. Y ahí encontré la diferencia entre la hegemonía de la filosofía de la libertad (Sartre) y la hegemonía de la filosofía del poder (Foucault). La filosofía de la libertad engendra la lucha totalizadora, la revolución. La filosofía del poder engendra resistencia a la miríada de acontecimientos , para trastocar las partes en una lucha fragmentaria....
CHe, usté me va a hacer estudiar todo el fin de semana?????
A mí me parece que estamos en lo segundo, y no es poca cosa.

Ana dijo...

ada e ido: no conozco bien el concepto de relato pero supongo que todo relato tendrá su correlato en actos concretos como los que ustedes mencionan y acuerdo.

Tal vez es muy osado pensar en una tranformación cultural, cuando en realidad él único dato que tengo es mi propia transformación a partir de los Kirchner.

De tener el pensamiento dormido después del oscurantismo vuelvo a querer investigar, leer, reflexionar, conectarme con gente que se haga preguntas.

Muchas gracias por el comentario.
El gusto fue mío también.

Ana dijo...

Grace: me encantaría contestarte con más precisión pero como dije no soy filósofa y todo lo que dije es más bien del orden de la impresión que me produce el momento que estamos transitando.

Pero dale vos seguí estudiando y vamos armando ideas.

Gracias por pasar.

Ricardo dijo...

Excelentísimo post.

Muy, pero muy bueno los relatos que hacés por décadas. Al grano.

Gracias.

Luis Quijote dijo...

Me gustó todo el texto.

Porque, además, no pretende imponerse ni descalificar otras formas de ver la convivencia.

Como dijo Albert Einstein: "Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas".

En algún momento -me da vergüeza confesarlo- creí que Domingo Felipe Hijueputa no perjudicaría a SU país siendo argentino. Luego comprendí que al "tipo" le importaba un joraca porque es un apátrida.

¿Por qué insultan y descalifican a Néstor y Cristina? ¿Quienes lo hacen?

¡Los Grupos de Poder y sus personeros pagos, como la gorda naranja.

¡Lo vas a vivir! ¡Que no te quepan dudas!
Porque "El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona".

Ana dijo...

Ricardo y Luis Quijote:

Lo que escribí no son más que impresiones personales a partir del cambio de mis intereses y pasiones relegadas lo cual atribuyo a ritmo provocativo y osado que Nestor y luego Cristina imprimieron a sus gestiones. Tal vez peco de generalizarlas.

Gracias por pasar a leer. Los visito yo también.

MONA dijo...

Muy bueno lo que escribís, Ana. Y apoyo ese pensamiento acerca de los Kirchner. No cabe otra actitud que la parcialidad, pero en opiniones honestas que defienden ideologías pensando en el bienestar del País. En la parcialidad opuesta, no son las ideas las que enmarcan las políticas sino los intereses.
Tenés razón en que vivimos tiempos de transformación, que no se dan porque sí, ni tampoco por casualidad, sino porque hay una masa crítica de gente que empuja los cambios, que alienta, que se comunica, que se organiza con otros para la acción. Ahí está puesta la esperanza para construir este presente, y apuntar a un futuro mejor. Y eso que algunos dicen que nos quedamos mirando el pasado y lamiendo nuestras heridas por los desaparecidos. Heridas que van a sanar cuando se haga Justicia.
Te saludo

Ana dijo...

MONA: qué buena síntesis que hacés, gracias por pasar a leerme.