3.10.09

Tratando de entender








José Pablo Feinmann, filósofo tan claro siempre en traducir el pensamiento de otros filósofos, tarea siempre compleja, hoy me ayuda en este intento de entender algo de lo que se juega en esta guerra que estamos viviendo los argentinos.

Feinman dice esto acerca del pensamiento de Foucault:

La VERDAD no es lo UNO

La VERDAD es lo MÚLTIPLE -dice Foucault.

La verdad es el CHOQUE DE LAS DISTINTAS VERDADES.

La verdad es GUERRA

NO HAY SUJETO, HAY LUCHAS, hay colisiones, hay odio, hay enfrentamientos, enfrentamientos de distintas verdades sobre los hechos históricos.

No hay una linea interna, racional, de la historia.

La historia no consiste en una cadena de hechos racionales dialécticamente encadenados.

Mirando hacia atrás se ve un paisaje de ruinas.

Foucault dice: yo veo, sino un paisaje de ruinas, un paisaje de luchas, de conocimientos, de odios entre aquellos que poseen los distintos conocimientos, de fuerzas por imponer yo mi conocimiento al conocimiento del otro.

En este campo de batalla por el dominio de la verdad, Foucault lo que hace es seguir analizando EL PODER, el poder es el que consigue vencer en esta lucha de las distintas interpretaciones de la realidad.

Hay una enorme multiplicidad, eso es la historia para Foucault, una enorme multiplicidad de sujetos, de agentes de la historia, de factores de poder de la historia, de elementos estratégicos de la historia, que colisionan entre sí y la lucha es por establecer, cada uno de ellos, su verdad como LA VERDAD.

El Historiador tiene una linealidad para explicar, pero Foucault dice que la historia no es lineal.

La historia no hay que explicarla a través de esos grandes hechos protagónicos, sino

que la historia está en las pequeñas luchas, también, que son las que van a definir ese transcurso de la historia,

que nunca es lineal, siempre es un avance un retroceso, una lateralización, otra lateralización, es un complejo de enormes multiplicidades que cuesta mucho entender.

Ahora, la pregunta es ¿cómo actúo yo políticamente en medio de una multiplicidad de hechos que no puedo entender? porque para actuar políticamente sobre la realidad alguna síntesis tengo que poder hacer.



Fuente: ginover (YouTube)

4 comentarios:

grace dijo...

Capaz que leyendo a Sartre, digo. Porque de Foucault para acá la deconstrucción de la realidad nos dejó esta multiplicidad que nos deconstruye también como sujetos. Digo, capaz que es una animalada. No sé. Vamo a preguntarle al bueno de Feinmann???

MONA dijo...

Es para pensar. Porque es cierto que no hay verdad, sino verdades… sin embargo en la cotidianeidad uno se maneja con SU propia verdad, y sí! Entra en colisión con los otros…
Estamos acostumbrados a interpretar la historia desde una mirada lineal, de hechos encadenados unos con otros, que producen los grandes acontecimientos. Pero hay hechos pequeños, y que no ocupan demasiadas páginas en los libros, ni menos, ocupan lugares en los programas de las escuelas, que son importantes, porque todo un pueblo deviene de determinada manera, en razón de ellos. Por ejemplo, las diversas posturas de los criollos a principios del siglo XIX frente a los españoles. Güemes resistía la invasión de los realistas que amenazaban desde el Alto Perú, y a la vez, tenía que vérselas con la oligarquía local (de Salta) que pretendía seguir dependiendo de España, por sus negocios por vía diferente al puerto de Buenos Aires. Otro ejemplo es la historia de los pueblos originarios: sabemos algo de la época de la colonia, pero hay numerosos hechos desconocidos, sobre todo de los siglos XVII en adelante hasta la actualidad.
¿Cómo actuamos políticamente? Los hechos los vamos a percibir parcialmente, y de acuerdo a nuestras prioridades. Vamos a participar desde la verdad de cada uno... construída en base a los principios que rigen nuestra vida... Y vamos a ir modificando esa mirada parcial, cuando socializamos nuestras ideas con grupos de pertenencia…
Te mando un beso

Ana dijo...

Grace: te debo la respuesta, lo hago en el siguiente post que publique.

Ana dijo...

Mona, siempre que uno se mete con el pensamiento más bien en un plano filosófico, da que pensar, parece que uno se olvida de los hechos de la vida cotidiana, de la redes sociales, de las luchas cotidianas, de la lucha por la sobrevivencia.

No es mi caso, yo creo que la estructura y el sujeto están también en esas colisiones y luchas diarias, sólo que abstraer un poquito las cosas permite pensar un poco más macro y ver también cómo en todos los planos de la vida se repite la misma estructura.

Yo le doy importancia también a este plano abstracto, no se, tal vez sea superfluo...

En cuanto a lo que decís estoy de acuerdo con vos y alguna vez seguro pueda escribir sobre la época de la colonia para seguir revisando y denunciando hechos ocultados y tapados por esa linealidad con que se escribe la historia.

Gracias por pasar Mona.