9.6.09

Ni Telefónica hizo lo mismo


Yo fui empleada de ENTel cuando fue privatizada. Fue muy duro pasar por ese momento, había un clima de mucha inestabilidad porque nadie sabía qué iba a pasar, si de repente íbamos a quedar despedidos, o de qué otra manera iban a proceder los nuevos dueños: Telefónica de Argentina. Imaginábamos que no iban a tener mucha consideración y nos sentíamos lo más parecido a una cosa. Estábamos en manos de ellos y la gente en las calles manifestando en contra de los empleados telefónicos sin comprender que nosotros sólo éramos parte de un sistema que se había dejado caer y degradar a propósito para justificar la privatización.

Al fin ocurrió que mucha gente en edad de jubilarse fue inducida a hacerlo y al resto se los llamaba uno por uno y se les ofrecía una cierta suma de dinero para que optara por el Retiro Voluntario. Muchos eligieron esta opción porque se vivía un clima muy angustiante y de mucha incertidumbre. Es decir, la gente se fue con el retiro o bien porque tenía otro proyecto o bien porque no se bancó emocionalmente la presión o ese clima de horfandad que se vivía ya que nadie le conocía la cara al jefe, con nadie se podía conversar acerca de qué era lo más conveniente y qué iba a ocurrir posteriormente. Como en toda empresa pública habíamos tenido hasta ese momento el sentimiento de que el trabajo era algo seguro, podíamos ganar más o menos pero la empresa contenía, sin embargo de repente nos encontramos al borde del abismo.

Mucha gente decidió quedarse y fueron reconvertidos a las nuevas reglas de la Empresa Privada. No sé qué fue de las vivencias de los que quedaron porque yo me retiré en aquel momento. Pero lo que sí se es que todos sufrimos mucho, otros enfermaron y algunos murieron como consecuencia de este trauma.

Hoy reviví esto que les cuento porque al abrir el correo me encuentro con los siguientes datos y sus respectivas fuentes, que me produjeron un cierto escalofrío.

¨3.- Cuando Francisco de Narváez retornó a los negocios de su familia en Casa Tía, echó a 3.500 empleados. Leamos lo que nos cuenta el propio Francisco de Narváez en un paper que presentó en la Universidad de Harvard:
“La mayoría de la gente que despedí tiene más de 25 años de experiencia en Tía; en conjunto me deshice de 5.000 años de experiencia. En un momento la empresa perdió su cultura; todo lo bueno y lo malo. Despedí a todos, desde cajeros hasta asistentes de gerentes. Gente que en el pasado había dirigido la empresa y, ahora, si no estaban de acuerdo con una idea, no la llevaban a cabo. Fue una decisión difícil de tomar y aún vivo con eso todos los días. No tiene sentido pensar en forma justa. No hay justicia”.
(fuente, Diario Miradas al Sur, “El cuento de la (Casa) Tía, Eduardo Anguita)


4.- Comunicado de los trabajadores del diario El Cronista, cuyo propietario es Francisco de Narváez (14/4/09):
“Los trabajadores del diario El Cronista cumplimos ayer un paro total de actividades, que forzó la salida de un diario de emergencia, más chico e íntegramente realizado con cables. La edición no tiene una sola firma de redactores o editores del diario. La medida se adoptó ante la negativa de la empresa, propiedad del diputado del PJ disidente, Francisco De Narváez, a abrir la paritaria salarial tal cual se comprometió en un acta ante el Ministerio de Trabajo a fines del año pasado. La empresa debería haber abierto la discusión, según ese compromiso, el primer día hábil de febrero. Los trabajadores venimos reclamando un aumento de 500 pesos para todos.
Luego de infructuosas reuniones con la patronal, los trabajadores resolvimos el paro, que fue votado casi por unanimidad. La asamblea que lo decidió fue la más numerosa de la historia reciente del diario, con participación de todas las secciones de la Redacción, más los sectores de administración y comercial. El lunes que viene, a las 16, los trabajadores realizaremos una asamblea para resolver cómo seguimos con nuestro reclamo.
Solicitamos a las comisiones internas del gremio de prensa, agrupaciones sindicales de otros sindicatos, delegados y directivas sindicales, enviar adhesiones y mensajes de solidaridad a esta dirección”.¨

La conclusión que yo saco es que hay formas de hacer las cosas y el modo que uno elige para llevar adelante sus objetivos habla mucho de la persona, habla de una escala de valores y habla también de qué es lo que más le importa.

(Gracias Mónica por tu mail)

5 comentarios:

De vierde man dijo...

Este es un ejercicio de memoria fundamental.
Uno no sabe si van a volver a hacer lo mismo, pero si, que pueden hacer cosas tan terribles o peores.
El problema de la oposición es que no sabe que mote ponerle al modelo kirchnerista para intentar agraviarlo, y no se dan cuenta de que son pa-te-ti-cos.
Unos dicen que es un gobierno de montoneros, otros, que los Kirchner rajaron a Santa Cruz durante la dictadura. Unos dicen que son pro-venezuela, y que no queremos otra Cuba aqui, otros, dicen que Kirchner es Menem. Unos dicen que este gobierno es una dictadura, que no hay libertad de expresión, y sin embargo otros, dicen que el pais está lleno de delincuentes, y los mismos, se cansan de gritar improperios por cualquier medio.
Son muy tristes,

MP dijo...

Lo que contás me trae muchos recuerdos. Yo trabajaba en Entel cuando llegó la privatización. Me acuerdo de la lucha que llevamos adelante con los compañeros y cómo nos cagó Guillán, cuando le pusieron un billete y se olvidó del plan "Entel estatal, monopólica y eficiente" que había sido la bandera de Foetra, detrás de la cual peleamos todos. Cuando en una asamblea plenaria en la Federación de Box, mientras buena parte de los compañeros puteábamos al turco y a Mary july, salta Guillán y dice, "vamos compañeros, que no es tan mala mAría julia". Ese fue el final. Esa asamblea terminó en batalla campal, a las piñas y sillazos, pero la cosa estaba terminada. Mi oficina (Paternal) resistió un tiempo más, pero incluso los abonados a los que visitabas, te decían despectivamente "ahora con la privada van a aprender lo que es trabajar, ustedes". Era una marea incontenible.
A mí también, lo de Casa Tía me hizo acordar a lo de la vieja Entel, salvo que esos muchachos no tuvieron apoyo de nadie. Y después este hijo de perra de De Larváez pega carteles que dicen "el hombre que va a crear trabajo". Cómo apuestan a la desmemoria, a la estupidez!
Gracias por disparar estos recuerdos.
Mario

El Hippie Viejo dijo...

Leo el post
leo tu historia
leo la historia de MP
y me lleva a mi historia
y a las agachadas de algunos sindicalistas que por un billete
hacen de la connivencia
el pan de cada día.

Cada día que pasa lo veo más personaje
a este personaje neo-menemista.
A De Narváez-del cual hablaba- no le creo NADA.

Saludos Ana!

Ana dijo...

De vierde man, MP y Hippie viejo, primero gracias por pasar y dejar sus comentarios.

El proceso que se viene dando desde el 2008 y que incluye a esta campaña, creo que va a quedar fuertemente grabada en nuestra memoria y en la historia porque fue un tiempo en donde se cayeron todas las máscaras. Falta saber ahora cómo lo vivió en lo profundo de su ser cada uno de los argentinos. Ya falta poco.

MoNo dijo...

No hay mucho para agregar a tu excelente post... los mismos de siempre queriendo hundir al país nuevamente, después de la 2da década infame.
saludos