6.3.09

¿Dónde están palabras bellas?




Pocas cosas hay más hermosas tal vez que la sutil sensación originada por las palabras bellamente dichas. Nada hay más triste que buscar esa belleza y no encontrarla donde queremos hallarla. Nada más horroroso cuando lo que encontramos es que un vacío de sentido sobrevuela las palabras cuando las escuchamos decir las mismas cosas de la mañana a la noche y por los mismos mediáticos sujetos. Ya no puedo ni terminar de leer completo un artículo en la prensa digital, ni un comment muy extenso y no me vienen ideas a la mente...

Pero no quiero dramatizar porque tal vez solo necesite dar un descanso a mis agitadas neuronas si todavía las tengo.

Quiero volver a las palabras, a la base, a esas que dicen algo y que en mí hoy se resisten. Ha habido demasiadas tal vez en los últimos días, palabras de políticos, de periodistas, de divas enfurecidas, de ¨gente¨ repitiendo como loro las mismas consignas contra la inseguridad e irresponsabilidad de los políticos, y tan calcadas son esas palabras que parecen otro discurso más al servicio de la oposición.

Si hasta los delitos, y dejenme delirar, parecen por encargo para generar este clima del que luego ciertos sectores pretenden sacar rédito político. ¿Serán estos delitos originados todos en la desigualdad social?. Esto es muy paranoico de mi parte pero no recuerdo un año electoral que no hubiera habido un incremento brutal de la inseguridad que luego de los comicios ¨desaparece¨.

No olvidemos que después del discurso de Cristina en la Asamblea Legislativa, el primer ataque proferido hacia ella por la oposición fue que no hubiera hablado de inseguridad. ¿No es llamativo?.



.

13 comentarios:

Luis Quijote dijo...

Es el Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.
También se aplica el Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

¡Ya vendrán tiempos mejores!

Para levantarte el ánimo y dejes de estar angustiada -como lo indica el título del blog, te dejo un video que no trata de la inseguridad.
http://www.youtube.com/watch?v=Zhf5iInIWEs&feature=related

Marcelo Fassanelli dijo...

"me susurraré como antídoto, que la única violencia es esto de ir desapareciendo en cuotas"...
saludos

Ana dijo...

Hola Luis:

Primero, gracias por pasar y gracias por el material, lindo de verdad.

Segundo: no te equivoques, lo del título no es más que un nombre marketinero, no es mi característica esencial angustiarme, aunque no deja de ocurrirme de vez en cuando como a todo ser humano.

Tercero: tal vez tengas razón en que no tengo argumentos para sugerir que haya una voluntad de los medios ¨afines¨ a la oposición para ¨ayudar¨ a generar clima de que estamos al borde de la catástrofe social, por eso transmito mi sensación en forma de incognita o sea de pregunta. Porque me interesa intercambiar opiniones, como por ejemplo la tuya.

Luis Quijote dijo...

Ana: Debo aclarar, que usé el título de tu blog como asidero para pasar el video que había encontrado un ratito antes.
Lo de la falta de argumentos, está referido a la prensa en general, que nos mantiene ocupados con ciertos temas para no mostrar otra información más relevante, como se ve en Todo mezclado (http://unionbloguera.blogspot.com/2009/02/todo-mezclado.html).

¿Que relevancia tiene un equipo de fútbol, para ocupar media portada en un diario y que, noticias trascendentes solo ocupen una nota al pié?
Con humor sarcástico, está en http://comunidadquijote2.blogspot.com/2009/02/los-diarios-estan-locos.html donde la primera es real, y las otras... ¿no podrían haber sido? Jeje.

Por otro lado, recomiendo que no creas las cosas que digo, porque no siempre digo lo que pienso y otras veces no pienso lo que digo. Jeje.

aquiles m. dijo...

La primera parte del post. Impactante. Clarísimo.

En cuanto a los medios, es muy cierto lo que dices.

Te presente que todo lo perverso y contrahecho vende a raudales.

Pienso igual.
Parece que alguien, en algún momento decide mandarle inflador a la falta seguridad.

En cuanto lo que dices de los debates, me parece un despropósito tu opinión.

Se debe debatir todo en una sociedad. nadie tiene derecho a imponer, ni quitar temas de debate que hacen a la vida diaria de los ciudadanos.

En mi blog lo he escrito. Soy absolutamente contrario a la pena de muerte.

Pero no le puedo negar a una sociedad el debatirlo. Además, cuando algunas mediciones lo sitúan entre el 50 y el 85 % a favor de la aplicación, ello lo hace totalmente necesario..
Te saludo.
( te dejo un link)

http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=5029

Ana dijo...

Luis:
No voy a dejar nunca de sorprenderme por el malentendido que el lenguaje produce. Ahora que me aclarás a quién te referías respecto a la falta de argumentos vuelvo a leer tu comentario y sí, dice otra cosa.
Así que bueno, me tranquiliza te diré, y me gusta esa saltarina ambigüedad de tu estilo. Ya anduve mirando tu blog y a veces sorprenden algunas de tus opiniones.

Gracias por volver.

Saludos

Ana dijo...

Aquiles:

Como no quiero que me pase lo mismo que con Luis te pregunto: no sé a qué te referís cuando decis:

¨En cuanto lo que dices de los debates, me parece un despropósito tu opinión.¨

Porque no se dónde hablo de ¨debates¨ o a lo mejor se desprende según tu lectura, aclarámelo por favor ¿debates sobre qué?, salvo que te refieras a mi otro blog.

aquiles m. dijo...

A esta parte:

"Quiero volver a las palabras, a la base, a esas que dicen algo y que en mí hoy se resisten. Ha habido demasiadas tal vez en los últimos días, palabras de políticos, de periodistas, de divas enfurecidas, de ¨gente¨ repitiendo como loro las mismas consignas contra la inseguridad e irresponsabilidad de los políticos, y tan calcadas son esas palabras que parecen otro discurso más al servicio de la oposición".

La sociedad debe debatir para encontrar la solución que el Poder Político es incapaz de encontrarle la solución.
Te saludo.

Luis Quijote dijo...

Buscando Bellas palabras, encontré estas que nos dejó Antoine de Saint-Exupéry.

..................
Entonces apareció el zorro:

-¡Buenos días! -dijo el zorro.
-¡Buenos días! -respondió cortésmente el principito que se volvió pero no vío nada.
-Estoy aquí, bajo el manzano -díjo la voz.
-¿Quién eres tú? -preguntó el principito-. ¡Qué bonito eres!
-Soy un zorro -dijo el zorro.
-Ven a jugar conmigo -le propuso el principito-, ¡estoy tan triste!
-No puedo jugar contigo -dijo el zorro-, no estoy domesticado.
-¡Ah, perdón! -dijo el principito.

Pero después de una breve reflexión, añadió:

-¿Qué significa "domesticar"?
-Tú no eres de aquí -dijo el zorro- ¿qué buscas?
-Busco a los hombres -le respondió el principito-. ¿Qué significa "domesticar"?
-Los hombres -dijo el zorro- tienen escopetas y cazan. ¡Es muy molesto! Pero también crían gallinas. Es lo único que les interesa. ¿Tú buscas gallinas?
-No -díjo el principito-. Busco amigos. ¿Qué significa "domesticar"?
-Es una cosa ya olvidada -dijo el zorro-, significa "crear vínculos... "
-¿Crear vínculos?
-Efectivamente, verás -dijo el zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo...
-Comienzo a comprender -dijo el principito-. Hay una flor... creo que ella me ha domesticado...
-Es posible -concedió el zorro-, en la Tierra se ven todo tipo de cosas.
-¡Oh, no es en la Tierra! -exclamó el principito.

El zorro pareció intrigado:
-¿En otro planeta?
-Sí.
-¿Hay cazadores en ese planeta?
-No.
-¡Qué interesante! ¿Y gallinas?
-No.
-Nada es perfecto -suspiró el zorro.
Y después volviendo a su idea:
-Mi vida es muy monótona. Cazo gallinas y los hombres me cazan a mí. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres son iguales; por consiguiente me aburro un poco. Si tú me domesticas, mi vida estará llena de sól. Conoceré el rumor de unos pasos diferentes a todos los demás. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra; los tuyos me llamarán fuera de la madriguera como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves allá abajo los campos de trigo? Yo no como pan y por lo tanto el trigo es para mí algo inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada y eso me pone triste. ¡Pero tú tienes los cabellos dorados y será algo maravilloso cuando me domestiques! El trigo, que es dorado también, será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo.

El zorro se calló y miró un buen rato al principito:

-Por favor... domestícame -le dijo.
-Bien quisiera -le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.
-Sólo se conocen bien las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no fienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!
-¿Qué debo hacer? -preguntó el príncipito.
-Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Te sentarás al principio ún poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca...

El principito volvió al día siguiente.

-Hubiera sido mejor -dijo el zorro- que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejempló, a las cuatro de la tarde; comenzaré a ser felíz desde las tres. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la feliçidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunça sabré cuándo preparar mi corazón... Los ritos son necesarios.
-¿Qué es un rito? -inquirió el principito.
-Es también algo demasiado olvidado -dijo el zorro-. Es lo que hace que un día no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra. Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.

De esta manera el principito domesticó al zorro. Y cuando se fue acercando eI día de la partida:

-¡Ah! -dijo el zorro-, lloraré.
-Tuya es la culpa -le dijo el principito-, yo no quería hacerte daño, pero tú has querido que te domestique...
-Ciertamente -dijo el zorro.
- Y vas a llorar!, -dijo él principito.
-¡Seguro!
-No ganas nada.
-Gano -dijo el zorro- he ganado a causa del color del trigo.

Y luego añadió:

-Vete a ver las rosas; comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás a decirme adiós y yo te regalaré un secreto.

El principito se fue a ver las rosas a las que dijo:

-No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Nadie las ha domesticado ni ustedes han domesticado a nadie. Son como el zorro era antes, que en nada se diferenciaba de otros cien mil zorros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.

Las rosas se sentían molestas oyendo al principito, que continuó diciéndoles:

-Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mí rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.

Y volvió con el zorro.

-Adiós -le dijo.
-Adiós -dijo el zorro-. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple:
-No se ve bien sino con el corazón; lo esencial es invisible para los ojos.
-Lo esencial es invisible para los ojos -repitió el principito para acordarse.
-Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
-Es el tiempo que yo he perdido con ella... -repitió el principito para recordarlo.
-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado.

Ana dijo...

Luis:

Gracias por traer a mi recuerdo y al de todos los que hoy lo lean este capítulo tan hermoso de El Principito. Hace tantos años ya que lo he leído... sin embargo al reencontrarme con él sentí que hay frases que jamás se me olvidaron y que algunas veces viví acorde a ellas.

Es tan sencilla la verdad y tan empecinados estamos en sofisticarlo todo...

Gracias por tu gesto también de haber perdido este tiempo. Nos esforzamos por no ¨perder el tiempo¨ sin darnos cuenta que esa pérdida hace al momento inolvidable como a este que hoy nos regalás.

Ana

Ana dijo...

Aquiles:

Comparto con vos que debemos debatir todo aquello que trabe nuestro funcionamiento como sociedad.

En el caso de esa frase que citás, por lo menos no fue mi intención referirme puntualmente a la pena de muerte, sino dar a entender que este como otros temas, en lugar de ser debatidos como vos proponés, se largan al ruedo mediático, según mi parecer, con el sólo fin de SERVIR AL DISCURSO DE LA OPOSICION. Por lo tanto creo que detrás de un supuesto debate se persigue otra intención: la de GENERAR EL CLIMA de que estamos frente a una catástrofe social.

Ana.

Ana dijo...

Marcelo Fassanelli:

Tu frase, seguramente sacada de algún texto mayor, así solita sugiere muchos sentidos, pero es bella que es lo que importa hoy.

aquiles m. dijo...

Ana:
Me resulta sorprendente tu respuesta.
Un debate le sirve a una sociedad, no al "oficialismo" o a la "oposición".
No comprendo y me preocupa tu pre-concepto.
Una sociedad es una Comunidad Organizada, con intereses encontrados, que deben hallar el camino para convivir.
Ese será siempre a través del debate, o diálogo.
Lo que se contraponga es Cuba, o Venezuela, o China.
O sea, la ausencia de libertad para disentir.
Por ahora acá, a los tumbos, sobrevive la libertad.
Te saludo.