13.2.09

Lo que cuesta vale...




No es fácil para mí sostener un blog activo, salvo cuando dispongo de algún tiempo frente a la computadora, pero hay algunos ingrediente más...

Es bastante atractivo para mí sentir que, cuando esa idea reticente y esquiva al fin se presenta en mi mente y me moviliza a escribir, puedo dar eso que produje, por más sencillo que sea, a la consideración del otro.

Parece que es condición necesaria que siempre haya un otro, que cumplirá igualmente su función sin importar si es imaginario o real. Ese otro está allí, lo evoco, le doy una cierta identidad a partir de los rasgos de la escritura que él mismo ofrece en sus post o comentarios, por su logo y por el nombre que eligió ponerse. Fundamentalmente está allí para funcionarme como testigo y para darme una ilusoria sensación de existencia. Ese otro parece sostener mi deseo y dar sentido a lo que hago en este lugar virtual.

Pero esto me lleva a pensar otras cosas...

Si me descubro dependiendo excesivamente de ese reconocimiento me ocurre como en la vida real, que pierdo el eje de mi subjetividad, que termino alienando mi deseo al supuesto deseo de ese otro entre real e imaginario.

Como en la vida pensar demasiado en lo que quiere el otro me lleva a veces a hacer hasta lo que no tengo ganas. Producir algo ¨interesante¨, ¨inteligente¨, ¨bello¨ , ¨provocador¨, etc. seguramente no es producto de mi voluntad o de algún elaborado propósito, sino más bien algo que ocurre que más tiene que ver con la concentración, la fidelidad a mi misma, al deseo de decir aquello que quiero a cualquier costa. Es más bien un ¨acontecimiento¨ algo que se produce y que me sorprende a mi misma.

Debe ser por eso, porque es un fenómeno que depende de muchas variables que yo no controlo, que en general los post que escribo ni siquiera me resultan interesantes a mí una vez publicados y parece ser que menos al otro que a lo sumo le provoca dejar algún comentario que siempre se agradece.

Cuando recién comencé el blog esto me producía una suerte de perplejidad y algo parecido a lo que le pasó a ¨Un día salió el sol¨ en su post ¨Fracaso¨ pero no amigo, no es así.

Cada vez que veo la pantalla en blanco y las palabras empiezan a dar forma a un texto soy conciente de mi ignorancia y de mi falta de oficio, admiro a los escritores y a los poetas, pero no quiero privarme de mi pequeño rinconcito. Yo se que para seguir manteniendo esta ilusión de pertenecer tengo que dar algo y doy esto que es lo que puedo y es sincero.

12 comentarios:

MOO dijo...

Querida Ana, no me paso ese tipo de planteos, tampoco creo que uno deba escribir para ver que opina otro o para quedar bien o ser original, creo que la idea es que es este espacio de la web uno pueda expresar sus sensaciones, sentimientos, ideas, más allá de cualquier otra circunstancia. Por supuesto que es reconfortante cuando notas que otros se sienten o bien identificados o gratificados por lo escrito, eso está bueno, lo mismo pasa cuando ves que hay gente que ha decidido seguirte, esta bueno ver crecer el contador de visitas, por que si bien todo esto no es el fin del blog, alimenta el alma. Uf, me levante moralina hoy, te mando un beso, adelante que lo que cuesta vale...

aquiles m. dijo...

No te inquietes, ni te apoques, sólo fluye. Con confianza. Tu corazón sólo moverá tu "pluma".
Te saludo.

Ana dijo...

Gracias MOO y gracias Aquiles M., sí, es reconfortante ser visitado pero no tiene por qué transformarse en el fín último. Yo así lo entiendo también... y siempre sigo adelante.

En este post quise mostrar mi debilidad, que es siempre mi parte más vulnerable, la más cercana al corazón, pero también tengo otra parte constante, peleadora y que siempre le encuentra la vuelta.

Cariños a los dos.

aquiles m. dijo...

Por si no vuelves a visitarme, aquí te lo dejo:

Apreciada Ana:
No propugno hombres ni nombres.
Evidentemente sólo has leído algo. Pues lo que pienso de Carrió ya lo dije mas atrás.
Cuando dice: ojalá no dicten falta de mérito..
Está significando la impunidad jurídica de la Argentina.
No la voy a llevar a la larga tampoco.
No se puede intentar demostrar querer ser Teresa de Calcuta, cuando todos sabemos que desde un rólex de oro de 25.000 dol., quieres demostrar que eres Imelda Marcos...
La corrupción diezma los esfuerzos de una Comunidad Organizada.
Se debe castigar adecuadamente al que se queda con el dinero de ella.
Elige Tú dónde y cómo continuar.
Me conmovió tu blog.

Marice dijo...

Creo que a todos nos pasa un poquito lo que a vos.
El amigo de "Un dia salio el sol" cerró su blog y es una lastima.
Siempre son importantes los espacios de opinión, independientemente de para cuantos,
Adelante
saludos

Ana dijo...

Estimado Aquiles M.:

Vuelvo a apreciar tu visita y yo seguiré visitándote y leyendo con respeto lo que escribís. Creo que es posible encontrar hablando algún punto de coincidencia en lo referido a las cuestiones de la política en nuestro pais.

Yo ya he elegido donde estar, sabiendo que es un lugar imperfecto y que es una utopia pretender la pura pureza en la política. Yo defiendo el proyecto político de este gobierno aún sabiendo los bolsones de corrupción que puede haber en él, pero sabiendo que los hay también en toda la sociedad y que la oposición, sea del color que sea, aunque ahora parece que se quieren pintar todos del mismo, no escapan a esta condición. Si creo que hay que luchar siempre por la mayor transparencia, pero justamente en política, no soñar con la transparencia absoluta. La corrupción existió y seguirá existiendo en nuestro país y en todos los países, aún los muy organizados. Sin ir más lejos, los bancos norteamericanos que provocaron este derrumbe financiero mundial ¿cómo se llama eso?. ¿Por qué nadie habla de esto?

Seguiremos hablando. Ana.

Ana dijo...

Marice: gracias por tus palabras, es cierto lo que decís... y sí, sigamos adelante.

aquiles m. dijo...

Estimada Ana:
Ya leíste mi post sobre Krugman, así que ya acordamos.
Lo que sucede es que, como no tengo costumbre de andar hurgando por los blogs, es que no conocía lo mal que les cae si uno disiente.
No es tu caso.
Eres una reina, aunque no nos pongamos de acuerdo.

aquiles m dijo...

Te vuelvo a copiar aquí, así te ahorro el trabajo de búsqueda:

Estimada Ana:
Yo soy anti-macrista ...porque soy hincha de River...
No Ana, no soy anti-peronista, es más, he tenido la dicha de verlo muchas veces, en su casa de Gaspar Campos.
Cuando salía del colegio, pasaba a visitarlo. Tenía un compañero que vivía a la vuelta.
Conocí a todos.
Aquí es donde colisionamos.
Si crees que esto es peronismo, sonamos.
Acordate todo lo que hizo Néstor, con la transversalidad, y cuando lo empaquetó a Luis Juez, con que jamás iba a aceptar a Moyano.
La realidad lo trompeó.
Es presidente de facto del PJ, y tiene que aceptar al hacendado Moyano, "jefe" de los trabajadores...
De lo contrario volcaba...
No le puedo negar su espíritu práctico, que lo podemos adecuar a lo que los ingleses delinearon en una doctrina que se llama "utilitarismo".
Perdón por tanta lata.
Estimada señora, espero que disfrutes tu día de "Don Valentín".

aquiles m. dijo...

Gracias
Estoy saliendo apurado
Mañana te contesto.
Que disfrutes de tu noche.

AAB dijo...

Ana: Sostener un blog activo, para mí, es un necesidad que me aporta cierto placer.
Mi compromiso es transmitir, acotadamente, lo que percibo y analizo desde el interior de un pequeño pueblo, que a modo de laboratorio me permite observar el bosquejo de lo que ocurre en las grandes ciudades.
Desde luego que, lograr aportar algo a quienes asumimos un pensamiento que sustente este momento inédito de nuestro país y de latinoamérica, no es sencillo, por eso cuando alguien te incorpora a su lectura, siento que ser considerado, es una grata recompensa.

Ana dijo...

AAB

También para mí sostenerlo activo es una necesidad porque yo vivo todo este proceso inédito de nuestro país en forma bastante solitaria, sin poder intercambiar ideas con los que me rodean porque piensan distinto, por lo tanto dialogar aunque sea virtualmente de estas cuestiones me produce un enorme placer. Me da un sentido de pertenencia que para mí tiene un enorme valor.

Gracias por pasar.