6.9.19

Nuevos aires se avecinan

Comienza a surgir la esperanza, en cada uno de nosotros, los argentinos. Aún se ven nubes cargadas de negrura,  pero ya se atisba en el horizonte, el cielo azul. Fueron 4 años de desgracias y destrucción. Algún día comprenderemos por qué tuvimos que sufrir tanto. Todavía es muy reciente todo para  comprenderlo. Tal vez es verdad que fuimos un experimento para alguien. No lo sabemos. Lo cierto es que ya  no hay odio, sino pena. Ver cómo se caen  las máscaras no es un momento alegre. Tal vez todos fuimos víctimas, hasta los que nos infringieron tanto mal.

21.8.17

Corría el año 1989 y alguien escribió:

¨Siento vacíos, aferrados dentro de mi mente; o de mi alma, según quién o qué... Vacíos que, en parte me trasladan, por instinto reflexivo, de un punto a otro, en busca al menos, de parte del contenido vital para llenarlos. No mendigo ni intento, por medio de instigación, dicho/s contenido/s, más por el contrario me inclino a pensar, que si bien, no dejo gran brecha en la pared que oculta y camufla la esencia de mis sentimientos, tampoco tiendo un telón infranqueable de frialdad absoluta, sobre todo al momento que pienso, razono y admito que, no del todo obvia o naturalmente, en pleno comienzo del final, contengo si, aquellos deseos descomunales... de continuar buscando incentivo, esa luz allá adelante, que me llena, casi contradictoriamente de anhelos, alimentando esporádica pero diariamente, y por sobre todas las cosas, mis ganas de sentir y de estar vivo¨.